Pilar Panadero La Mancha

“El principal eje contra la despoblación es ayudar a los jóvenes a integrarse en el medio, también en el sector agrario y ganadero”

“Casa del Cojo Lucía” es una empresa criptanense que, hace más de dos décadas, creyó que La Mancha también era tierra de nogales, por eso decidió apostar por este fruto y en la actualidad se ha convertido en una explotación con más de 4.600 árboles en el corazón de la comarca del Quijote. De sus variedades Chandler y Howard nacen unas de las más sabrosas y prestigiadas nueces de toda la geografía nacional. Hoy hablamos en Nación Mancha con Pilar Panadero, perteneciente a la empresa, que nos cuenta el pasado, presente y futuro del sector y los problemas a los que tienen que hacer frente en su día a día.

Pilar Panadero Nogales La Mancha

En primer lugar, ¿desde cuándo lleva asentada la empresa en Campo de Criptana y cuál es el desarrollo de una temporada de recogida de la nuez?

La empresa se fundó a finales de los años 80, era vid en su totalidad y los primeros nogales se plantaron hacia el año 1996. La recogida es aproximadamente a mediados de octubre, aunque puede adelantarse por lluvias o nieblas. El nogal en Castilla-La Mancha lleva ya 25 años y creo que se han adaptado las variedades que tenemos de forma perfecta. Es una plantación que necesita agua evidentemente, como cualquier cultivo.

¿Cuántos kilos de nueces puede comercializar al año la empresa?

El tema de los kilos varía cada temporada dependiendo de las lluvias y del clima. En la actualidad contamos con 4.600 nogales. La oferta depende de la demanda, este año va ajustado el precio, las hemos sacado al mismo que el año pasado y los suministros, como por ejemplo la luz, han subido un 400% como sabemos todos, y un 200% los abonos y fertilizantes.

¿Cuál es el futuro del sector? ¿Cómo está planteado?

A la Administración le pediría una regularización de precios y bonificación del IBI, los suministros… y habría que darle una vuelta al tema de contratación agraria. ¿El futuro?, cómo cualquier materia prima agraria: para sacar los productos cada día es más complicado por el precio de las materias y combustibles para su buen desarrollo. La agricultura se está resintiendo, sin duda. La sostenibilidad y la rentabilidad no es equitativa.

Tractor recogiendo nueces en la Mancha

¿Qué problemas son los que tiene que hacer frente el agricultor del siglo XXI?

El principal problema son los bajos precios a origen: el campo da dinero, pero no a los agricultores. Cada vez es menos lucrativo y se hace más evidente la diferencia entre el precio que paga el distribuidor y el que paga el consumidor. A todo eso hay que sumar la subida brutal de materias primas, combustibles, suministros, impuestos… También hay que competir en precio con productos procedentes de terceros países, donde la mano de obra o materias son mucho más bajos y de inferior calidad, incluso a nivel sanitario.

¿Qué necesita esta comarca para un mayor desarrollo y crecimiento en los próximos años?

Una apuesta sólida y firme hacia el sector agrario y ganadero. Son el principal eje contra la despoblación con medidas económicas, tributarias y sociales. Actuaciones específicas para los más jóvenes para facilitar la presencia de éstos, ya que ellos son el futro de nuestro sustento, proporcionando entre otros planes de formación y desarrollo en medios rurales dotándoles de todo lo necesario para su integración al medio. Mientras en las Administraciones haya más medios económicos, humanos y administrativos para perseguir que para ayudar, nunca van a funcionar bien.

¿Qué reivindicaciones hace como mujer en el campo de la agricultura?

Creo que las reivindicaciones para la mujer deben de ser las mismas que para cualquier trabajador agrario. Hay algunas diferencias cómo es la maternidad por ejemplo, un tema que debe de tratarse muy especialmente, creo que se las debe de ayudar y proteger durante estos periodos. Hago especial hincapié en recordar que el sistema de contrataciones y aportaciones a la seguridad social está muy por debajo de los beneficios que tienen otros sectores: por ejemplo no hay subvenciones para contrataciones, siempre estamos fuera. Las contrataciones siempre son por jornadas reales, es decir no hay posibilidad de medias jornadas, ni en todas las categorías, sean a pie de campo, como a nivel administrativo. Estos tipos de contratos no pueden cotizar para las ayudas familiares por ejemplo. Quedan muchas cosas por pulir.

Nogales de La Mancha

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba