Orquesta Ciudad de La Mancha, el orgullo musical de Campo de Criptana

La Orquesta Ciudad de La Mancha es uno de los grandes estandartes artísticos con los que cuenta Campo de Criptana. Se puso en marcha en el año 2011 y, como nos cuenta su director Fernando Bustamante, “fue una idea muy sencilla, muy romántica y muy bonita a la vez. Surge de manera casi natural porque yo en 2008 llegué al conservatorio de Campo de Criptana-Alcázar de San Juan, un conservatorio que se comparte entre las dos poblaciones, era un profesor muy jovencito porque acababa de terminar la carrera y entré como profesor de instrumentos de púa. Entre mis labores también estaba la de profesor de la orquesta de la orquesta de guitarras, que es una asignatura que hay en el conservatorio. Yo me encontré con una generación de jóvenes muy buena, con muchas ganas, con ganas de querer estudiar la carrera y empezamos a hacer un trabajo de hormiguitas, muy fino, con una manera de trabajar muy intensa, de querer hacer las cosas bien, lo que fue creando una calidad musical y humana. Ese fue el germen, de ahí nos llamaron como orquesta del conservatorio para un festival internacional en La Rioja y dimos un par de conciertos más como orquesta del conservatorio, vimos que aquello funcionaba, se empezó a animar gente de fuera y decidimos ponerle un nombre, constituirnos como asociación y echar a andar”.

Los comienzos nunca son fáciles, pero ya han pasado once años y esa idea romántica a día de hoy es una realidad que no ha dejado de crecer. “Nosotros a pesar de ser muy jóvenes en aquella época ya teníamos conocimientos del circuito de nuestro mundo, entonces eso nos ayudó al inicio, por ejemplo, a que pudiésemos visitar festivales. Nuestra orquesta llamó rápido la atención porque era una orquesta muy joven con una calidad que se hacía notar. Esa primera conexión con festivales y certámenes que nos conocían o nos empezaban a conocer, nos empezó a dar la oportunidad de poder rodar el programa, de darnos a conocer en otras ciudades…”, recuerda Fernando Bustamante sobre los primeros pasos.

Campo de Criptana, cuna de la orquesta

La riqueza cultural de Campo de Criptana fue un caldo de cultivo ideal para que su director, que se crio allí, desarrollase sus inquietudes musicales, presume de ello asegurando que “es un pueblo muy especial porque la cultura, la música, el teatro, está muy instaurado en la sociedad. Aquí hay mucha afición a la música y tenemos un ciclo de cámara organizado por el ateneo con conciertos de altísima calidad que se llenan, el mes de noviembre con Santa Cecilia se llenan, los conciertos de la banda se llenan, musicales que se llenan, obras de teatro que se llenan… hemos mamado eso. Luego también hemos tenido la suerte de tener un conservatorio desde los años noventa, lo que ha fomentado la cultura musical de la zona”.

Al igual que la orquesta que dirige, Fernando Bustamante también dio sus primeros pasos como músico en Campo de Criptana: “Recuerdo con 8 años irme a ensayar con un grupo que empezaba a llevar mi padre y a los años le quiso dar otra dimensión y entró a dirigirlo Ángel Luis Cobos, que actualmente es el director de la escuela de música de Campo de Criptana, empezaron a reclutar a los jóvenes que teníamos inquietudes musicales y nuestro pasatiempo el fin de semana era ensayar, empezábamos a tocar… Para mí este movimiento musical siempre ha sido muy natural. Yo me crie yendo a ver musicales a Campo de Criptana y siempre hubo este movimiento cultural, la gente que viene de fuera alucina con el movimiento cultural que hay aquí”.

La grandeza del movimiento cultural de Campo de Criptana también reside en cómo se transmite esa cultura de generación en generación. Mercedes Sánchez-Manjavacas, presidenta de la asociación de la Orquesta Ciudad de La Mancha, destaca que “la mayoría de los integrantes de la orquesta suelen ser alumnos del conservatorio que van evolucionando y al final tienen la oportunidad de pasar a formar parte de la agrupación. Para aquellos que empiezan es una motivación ver que hay un objetivo al final, que no es solo tocar o tener un título, sino que está esa parte de la orquesta”.

Espectáculos donde mezclan diferentes disciplinas artísticas

La Orquesta Ciudad de La Mancha siempre levanta expectación donde van. “En general la acogida de nuestros instrumentos es muy buena porque el que seas un instrumento novedoso genera duda o atracción y con nuestra orquesta o se rompe la expectativa a mejor o no esperas nada y de la nada a sonar algo siempre va a ser a mejor. Cuando nos hemos juntado con otras disciplinas es el doble o el triple de trabajo, pero el resultado tanto para el público como para la orquesta siempre ha sido muy positivo; cuando te ven salir con los bailarines, con un artista de arte de arena, con un poeta, un narrador, pues es muy potente”, asegura Fernando Bustamante.

Uno de los híbridos que más éxito han tenido han sido los que mezclan la música con la literatura, algo que también estuvo muy presente en la formación del director de la orquesta. “Nuestros instrumentos, los de púa, por historia han estado muy vinculados a la literatura y en especial a una figura: Rafael Alberti. Durante su exilio en Sudamérica creó un espectáculo para nuestros instrumentos, esto es algo histórico para nosotros. Él puso palabras a una música que seleccionaron y hacían un viaje sonoro. Eso se giró por Sudamérica y cuando vino a España en los años ochenta se giró por el país y se grabó; como adolescente, gracias a mis profesores Pedro Chamorro y Caridad Simón, tuve la oportunidad de poder hacer eso tocando y fue uno de los momentos en los que sentí que eso me tocaba por dentro de una manera diferente. De ahí con los años rescatamos ese espectáculo que estaba como olvidado. Ese fue el nexo y el germen de esa relación que existe entre nuestros instrumentos y la literatura”.

Arte entre Gigantes

Con la idea de difundir la cultura y poner el foco en Campo de Criptana nació el festival Arte entre Gigantes, un concepto propio que mezcla conciertos en unos escenarios únicos con cursos musicales. Una de la impulsaras fue Mercedes Sánchez-Manjavacas quien asegura que “Arte entre Gigantes era una idea que ya estaba en nuestras cabezas, pero el detonante fue la propuesta de Ricardo Valle, un guitarrista de guitarra clásica, que formó parte de la primera edición, que fue online por la pandemia. Yo había ido a varios cursos de guitarra con él y me propuso organizar algo en mi pueblo, así tuvimos la idea de organizar un curso de guitarra y de púa y unos conciertos. Empezamos a darle forma, nos dieron el visto bueno por parte del ayuntamiento y empezamos a caminar hasta la tercera edición que se celebró este año”.

Cuando comenzaron a poner en marcha la idea no esperaban que tuviese una acogida tan grande y tanta relevancia. “El Arte entre gigantes comienza el verano de pandemia, nuestras expectativas eran diferentes. De hecho, hicimos un presupuesto que superaba un poco lo que teníamos en la hucha, necesitábamos vender entradas, éramos algo nuevo y novedoso, cada vez hay más festivales en toda España, tenemos que ofrecer calidad… al principio duermes regular porque puedes perder y es un riesgo que asumíamos por el simple hecho de difundir cultura y poner el foco Campo de Criptana y en La Mancha”, comparte Fernando Bustamante.

El futuro es prometedor

La Orquesta Ciudad de La Mancha tiene el futuro asegurado porque, como nos dice Mercedes Sánchez-Manjavacas: “Tenemos la suerte de contar con una gran cantera de alumnos de guitarra y de instrumentos de púa en el conservatorio. Hay un montón de alumnos y este año se ha ampliado la plaza de instrumentos de púa, el interés está, la especialidad sigue creciendo y esto dará sus frutos más adelante en la orquesta”.

Fernando Bustamante comparte su opinión y cree que “año tras año hemos ido superando las expectativas, subiendo el volumen de alumnado y atrayendo más gente a los conciertos. Todo eso al final es el oxígeno, cuando haces algo romántico sin querer ganar nada, simplemente por el hecho de generar cultura, arte y patrimonio en tu zona, y la respuesta de la gente es lo que te da el empujón”. En ese futuro tan prometedor para la orquesta tiene un deseo: “Tenemos proyectos muy chulos, pero me gustaría poder estar más presente en Castilla-La Mancha porque tenemos muchos problemas para estar en Redes de Artes Escénicas, que haya que pelear tanto una orquesta que creo que se valora mucho aquí y fuera y que sea tan complicado tocar en tu tierra es difícil. Me gustaría poder llevar nuestra música a más partes de Castilla-La Mancha”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba