Un habla con denominación de origen

El lenguaje propio, la forma de hablar o el vocabulario que se utiliza forma parte de una cultura tanto como sus monumentos o sus paisajes. Si vemos un molino de viento todos lo ubicamos y sabemos que nos están hablando de La Mancha, de la tierra del Quijote, pero también saben que somos manchegos si de repente, en una conversación cualquiera, nos referimos a uno diciendo que es un “gambitero” y que un día en una de sus correrías se va a pegar una “costalá” que el “cansino” nos va a recordar toda la vida. Fuera de La Mancha estas palabras son desconocidas porque forman parte del vocabulario propio, aunque alguna se ha popularizado gracias a programas de televisión hechos por manchegos como “La hora chanante” o los de José Mota.

El dialecto manchego como tal es una variante del castellano que se habla en La Mancha y correspondería a las provincias de Albacete, Ciudad Real, las zonas del sur de Toledo y del sur de Cuenca. Dentro del vocabulario manchego existen abundantes arcaísmos castellanos (atacarse en lugar de abrocharse), aragonesismos (bajoca en lugar de judía verde), mozarabismos (capacho para designar una bolsa de esparto), valencianismos (polsaguera en lugar de polvareda) y otros términos que son considerados vulgarismos en otras zonas castellano-parlantes.

Palabras y dichos manchegos

El idioma manchego tiene su propia Piedra de Rosetta gracias a Julio Pérez Cuartero, un profesor de escuela que se dedicó durante más de 20 años a reunir todos los vocablos manchegos que iba conociendo. El fruto de este trabajo es su “Diccionario tomellosero”, un glosario donde se explica el significado de todos los términos que se usan en La Mancha y que son desconocidos para el resto de los castellano-parlantes. Algunas de las palabras que recoge este diccionario son:

  • Agallarse: Meterse los aldones por dentro de los pantalones. Colocase bien la ropa en general.
  • Chambergo: Pelliza, prenda de abrigo, sea rebeca, chaqueta o anorak.
  • Enciscao: 1. Que tiene un grado de nerviosismo mu patente. 2. Estar palote, borriquete, saliorro. Estar azogao.
  • Gobanilla: Lo que está entre el brazo y la mano, es decir, la muñeca.
  • Linde: Límite de una finca agraria, ya sea con un camino o con la finca más próxima. Para los caporales son un elemento de referencia muy importante a la hora de dar instrucciones a cualquier otro labrador.

El modismo regional manchego también está impregnado de frases hechas, rimas, refranes o romances que hacen más rico este lenguaje. Todos ellos son producto de la gran inventiva manchega que se ha creado a lo largo de la historia gracias al saber popular de esta región. Algunas de estas expresiones propias manchegas son:

  • “Eres peor que arrancao”: Expresión que se utiliza para calificar a alguien como persona malvada o traviesa.
  • “¡Qué cabalito!”: ¡Qué preciso, qué justo, qué perfecto!
  • “De mal acate que…”: Cuando menos te lo esperes. “Date prisa , que de mal acate se presenta y te pilla sin aviarte”.
  • “Tener a uno al retortero”: No dejarle parar, dándole continuas y perentorias ocupaciones.
  • “Parece que hay mudá”: Parece que va a cambiar el tiempo.

El dialecto manchego se ha ido adaptando con el tiempo y comparte lugar en la zona de La Mancha con el castellano. Quedan muchos restos de una lengua propia que está tan asumida por los manchegos que las hablan indistintamente e incluso mezclando los dos idiomas, por eso a día de hoy los habitantes de La Mancha conviven con sus dos lenguas: el castellano y el manchego.

Para conocer más sobre el habla manchego te recomendamos que visites estos sitios web:

  • El diccionario manchego publicado por la RAE en 1974 escrito por José S. Serna y titulado “Cómo habla La Mancha”.
  • El artículo publicado por Luis Alberto Hernando Cuadrado, profesor de la Universidad Complutense de Madrid, en el que estudia el habla regional de La Mancha y que titula “Sobre el habla regional de La Mancha”.
  • Cervezas La Sagra también ha publicado su propio diccionario sobre el lenguaje manchego en el que recoge 101 palabras de este dialecto. Lo ha redactado el historiador José García Cano, Académico en Consuegra de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo, y lleva por titulo “Diccionario manchego en 101 palabras”.
  • El periódico El Mundo también recoge en un artículo el “Diccionario Tomellosero” y lo presenta como “El primer diccionario manchego-español”.
  • Para promocionar el turismo en La Mancha el portal de reservas de alquiler vacacional Vrbo ha recopilado “Las 10 expresiones manchegas más famosas de la historia”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba