Centro de Interpretación “Molinos de la Mancha. Gigantes del Quijote” de Campo de Criptana, una visita al corazón de su historia

Los molinos de viento forman parte de la cultura manchega y el insigne escritor Miguel de Cervantes los hizo universales al incluirlos en su inmortal obra “Don Quijote de La Mancha”. El capítulo VIII trata del “buen suceso que el valeroso don Quijote tuvo en la espantable y jamás imaginada aventura de los molinos de viento” en la que su protagonista, Don Alonso Quijano, batalla contra lo que el piensa que son unos gigantes. Estos supuestos gigantes son producto de su demente imaginación y termina luchando contra unos molinos de viento. Esta escena de don Quijote contra los molinos de viento ha calado en el imaginario colectivo y ha elevado a los molinos manchegos a la categoría de mito.

Miguel de Cervantes fue muy enigmático a la hora de situar su obra y es por todos conocidos el inicio: “En un lugar de La Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme…”, este misterio a la hora de situar la acción ha provocado disputas a la hora de ubicar geográficamente los capítulos, pero es muy probable que la lucha que tiene contra los gigantes suceda en Campo de Criptana y que la batalla se librase contra sus famosos molinos. Y es que, en la época en la que se publicó la novela, Campo de Criptana contaba con más de una quincena de molinos eólicos activos, esto la convertían en la población con mayor número de estas máquinas en la región de La Mancha.

Aunque los molinos de viento los inmortalizó Cervantes a finales del S.XVI, son una invención medieval y sus inicios se sitúan en los siglos XII y XII, pero en la región de La Mancha no se comenzaron a generalizar hasta la mitad del siglo XVI, época en la que Campo de Criptana tenía el mayor número de ellos. La historia del municipio ciudadrealeño está muy ligada a la de estas construcciones que servían para moler el trigo y hacer harina. Los criptanenses han sido siempre conscientes de la importancia que tienen en su municipio los molinos, en la actualidad se conservan diez pero llegaron a albergar a mediados del siglo XVIII 34, y han construido en su Sierra de los molinos un centro de interpretación dedicado a esta famosas construcciones.

Centro de interpretación

El orgullo de albergar en su territorio estos molinos y su historia lo resumen con un poema que nos recibe al abrir las puertas del Centro de Interpretación, al abrir las puertas de su historia:

Vestidos de blanca cal,

cartujos con alma de piedra,

serenos, imponentes, eternos.

Acariciados por el cielo,

besados por las estrellas,

castigados por el implacable sol

o la túnica de escarcha.

Enseñoreados de una lampiña sierra,

en alerta permanente

vigilan un estridente mosaico

de viñas y trigo,

de tierra y pan.

Y cobijados a sus pies sueñan

los hombres y mujeres de Campo de Criptana,

tras la fatiga, descansando,

esperando a que la alborada

bese el confín de la llanura.

Soñando.

 

El centro de interpretación completa la visita a los molinos y ayuda a los visitantes a entender cómo funcionan los “Gigantes del Quijote” y la importancia que han tenido a lo largo de la historia en la comarca. Santiago Lázaro López, alcalde de Campo de Criptana e impulsor del Centro de Interpretación, explica que: “La imagen de la Sierra de Los Molinos de Campo de Criptana es, sin duda alguna, una de las imágenes icónicas que mejor representan nuestra región y nuestro país allende nuestras fronteras. Con la intención de dar valor a ese escenario que forma parte del imaginario colectivo, y sobre todo de profundizar en la importancia histórica de unos molinos de viento que supusieron una transformación tecnológica y paisajística en La Mancha, surge la idea de crear este Centro de Interpretación para que sirva de referencia para entender aquello que tanto se ha reproducido y fotografiado, pero que muy poco se había profundizado”.

La historia de Campo de Criptana ha ido de la mano de estos gigantes y gracias al Centro de Interpretación “Molinos de La Mancha, Gigantes del Quijote” podemos adentrarnos en la historia criptanense que pretende, en palabras de su alcalde, “sacar brillo a un patrimonio molinero que nos ha legado la historia pero que nos ofrece la oportunidad de afrontar el futuro con más garantías. Además, con este trabajo hacemos justicia a nuestros antepasados, tantas generaciones de criptanenses y manchegos que trabajaron sin descanso para sacar adelante esta tierra y que nos dejaron como legado las construcciones imponentes que coronan los cerros y oteros de la tierra manchega”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba