Las únicas botellas de “coñac” españolas son manchegas

La elaboración del vino lleva detrás una cultura que en numerosas ocasiones está muy ligada a la zona donde se produce. En España tenemos muchos ejemplos, quién no ha ido a un restaurante y ha pedido un buen vino citando sólo su origen. Fuera de nuestras fronteras ocurre lo mismo con el coñac que es un tipo de brandy y recibe este nombre porque se fabrica con las uvas blancas que se recogen en los alrededores de la ciudad francesa de Cognac. Durante mucho tiempo el nombre de coñac estuvo muy vinculado a La Mancha, a pesar de su distancia geográfica.

Antes de llegar a esta unión entre La Mancha y nuestro país vecino tenemos que saber que el coñac es un tipo de brandy propio de la región gala que hemos mencionado anteriormente. Es uno de las tres regiones de la Unión Europea que tiene la denominación de origen para elaborar brandy, las otras son Armagnac y Jerez de la Frontera. El brandy de Cognac es muy preciado en todo el mundo y tiene un proceso de elaboración propio que, junto al suelo calizo donde se cultivan las uvas, le otorgan un sabor muy especial.

La marca coñac no puede ser utilizada en ningún otro vino o brandy que no proceda de la ciudad francesa porque tiene una denominación de origen controlada (AOC), pero hubo un tiempo en que las bodegas Peinado, de Tomelloso, lucían en sus etiquetas la palabra “coñac”. Las bodegas comenzaron su producción en la localidad manchega en el año 1820 y fueron ganando fama por la calidad de su producto. En 1868 llegó desde América a Europa un pulgón que acabó con parte de los viñedos franceses, la zona de Cognac se vio afectada por esta plaga y no podía producir su tan preciado licor. Para seguir con la producción de su brandy, desde Cognac contactaron con bodegas de otros países y bodegas Peinado comenzó a suministrar a las bodegas francesas porque lo elaboraban de la misma forma que nuestros vecinos; así se ganó el derecho de lucir en su etiqueta “Coñac Peinado”. Esta distinción se mantuvo hasta el año 1972 cuando por la denominación de origen tuvieron que retirar la palabra “coñac” de la etiqueta de sus botellas.

Piezas de coleccionista

Son muchos los nostálgicos que recuerdan aquella época en la que la bodega de Tomelloso lucía con orgullo la denominación de “coñac” y guardan las botellas como auténticas reliquias. En la etiqueta se explica la historia de la denominación con la siguiente leyenda: “Los consumidores deben estar persuadidos de que este coñac no tiene competidor en pureza y fragancia porque sus Soleras datan de 1872, en que su mercado lo constituía la región de la Charente (Francia) para suplir la producción de sus vides filoxedadas”.

Bodegas Peinado lució con orgullo la denominación y demostró a todo el mundo la calidad del producto manchego. El prestigio de las bodegas ha ido creciendo desde su fundación a principios de S.XX y, con su etiquetado actual de “brandy Peinado”, distribuye con orgullo este producto de La Mancha por toda la Unión Europea, Asia y Latinoamérica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba