“Por supuesto que es importante dar alas a la industria como futuro de La Mancha, pero no se puede olvidar a la agricultura porque es nuestra base”

Nos encontramos en medio de una campaña de aceituna en la que, tras la tempestad de la pandemia, los aranceles de Estados Unidos y las circunstancias climatológicas que “Filomena” trajo consigo a principios de año, los agricultores de La Mancha por fin comienzan a respirar. Una de las Almazaras de recogida de este fruto más importantes de la zona es la ubicada en la localidad ciudadrealeña de Herencia, perteneciente al grupo Montes Norte. Tiene 640 socios no sólo de Herencia, sino de otras localidades cercanas como Alcázar de San Juan, Campo de Criptana, Arenales de San Gregorio o Villafranca de los Caballeros. De ello y del futuro del sector hablamos en Nación Mancha con su presidente, Jesús Ángel Ramos.

Un respiro tras un 2020 marcado por Filomena, por los aranceles de EEUU y por la sequía

“Por fin respiramos más que el pasado año, en el que completamos una campaña mala porque estuvo paralizada por la nieve. El trastorno que aquello originó, especialmente para las personas que iban a recoger aceituna durante los fines de semana, fue importante”, señala, explicando que tuvo unos 20 días de retraso. Esta de 2021-2022 se ha topado con menos aciagas circunstancias,

Durante el 2020 “el olivo cargó bastante fruto, porque la primavera fue buena y llovió, pero fueron lluvias que no penetraron bien en la tierra; la humedad la teníamos muy superficial”, detalla Ramos. “El árbol cuajó mucho fruto porque había humedad, pero si no llueven 30 o 40 litros, en cuanto vienen los primeros calores, las plantas de secano no lo aguantan”, detalla el presidente de la Almazara. Entonces, en primavera, “el árbol cargó bastante fruto porque había humedad y con perspectivas buenas; luego comenzó a venirse el olivo abajo y la aceituna no engordaba. En los meses de septiembre y octubre, que es cuando normalmente el fruto suele rematarse, no lo hizo bien”.

Ramos describe que el proceso de la aceituna va por etapas: primero cuaja, luego hace el estiramiento del hueso, luego el endurecimiento del hueso, luego la maduración… “y esos últimos pasos este año 2021 no fueron en meses tan secos como el pasado”.

La campaña 2021-2022, mejor que la anterior

Sobre la temporada de este año, el presidente de la Almazara herenciana expone que “la campaña 2021-2022 se esperaba más corta hacía unos meses, pero las lluvias del mes de septiembre nos vinieron muy bien. Fueron abundantes y eso hizo que engordase la aceituna, ya que el agua en este mes es fundamental para el olivo. Por tanto, nos podemos dar por satisfechos en este sentido”, explica Ramos. Aún así, habrá aproximadamente un 20% menos de cosecha que hace un año, debido a la falta de precipitaciones registradas en esta comarca hasta el citado mes. De media, la Almazara herenciana tiene unos tres millones de kilos de aceituna recogidos cada año.

Un rendimiento superior este año de la aceituna en La Mancha

El rendimiento es el tanto por ciento de aceite que se puede sacar de 100 kilos de aceituna. Si en 2019 fue de 22,70 litros de aceite por 100 kilos de aceituna, en 2019 fueron 19 litros aproximadamente, por lo que se perdieron unos 3 litros, que este 2021 sí se han recuperado. “Para 100 litros de aceituna, salían en 2019 22,7 litros de media de aceite; en 2020 se sacaron unos 19 litros, por lo que se perdieron de tres a cuatro puntos de rendimiento en aceite, unos puntos que este 2021 hemos recuperado”, indica Ramos.

“El año pasado, gran parte de la aceituna era madera; normalmente los arranques de campaña comienzan con un 17% de rendimiento aproximado, y acaban con un 23% más o menos, y esta temporada de aceituna esperamos que sea mayor que otros años”, se congratula el presidente de la Almazara.

Facilitar la burocracia al agricultor de a pie, su gran reivindicación

Facilitar la burocracia al agricultor de a pie es una reivindicación que Jesús Ramos realiza. Por eso le preguntamos, por los principales problemas que se encuentra a la hora de pedir ayudas a la Administración y es claro al afirmar que “es necesario facilitar mucho más los trámites para que el agricultor se percate de todos y cada uno de los documentos que tiene que presentar y el tiempo y la forma en lo que lo tiene que hacer”.

“Pido a la Administración que tenga más en cuenta al olivar tradicional”

Ramos, que explica que ya se calmó la alerta suscitada hace un año por la imposición de aranceles desde Estados Unidos al aceite español, expone que se debería mirar con mejores ojos al olivar tradicional, que en los últimos años se está sustituyendo por superintensivo en algunas zonas de la comarca: “Esto hace que los costes de producción sean más altos y que, por ende, el olivar tradicional peligre”, alerta Ramos. “Entiendo que se quiera sacar más y más rentabilidad a un terreno y a un olivar, pero esto puede ir en detrimento de ese olivar tradicional que existe en nuestra zona; pido a la Administración que tenga en cuenta este aspecto, que lo examine en la PAC”.

Y le preguntamos por el futuro del sector, algo por lo que no es optimista: “En La Mancha es importante la industria, sí, pero no podemos olvidar a la agricultura, que es la base de nuestro pasado y de gran parte de nuestro presente. Y la Administración debería velar por un relevo generacional firme y seguro en nuestra tierra. Por supuesto que es importante dar alas a la industria como futuro de La Mancha, pero no se puede olvidar a la agricultura porque es nuestra base”, concluye el agricultor herenciano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba