JOSE JOAQUIN GOMEZ PTE CUAS MOII - copia

“Si hay agua bien gestionada, hay riqueza para nuestras tierras; si hay riqueza, la población se fija en esta comarca”

El joven socuellamino José Joaquín Gómez Alarcón lleva en sus venas la pasión por el campo y profesa en su vida el amor a una tierra que se lo da todo. Literalmente. Porque su economía y la de los suyos depende de lo que nazca de la base de La Mancha, que es su suelo. Su riqueza radica en las raíces que las vides de su bodega tengan, y por ello lucha cada día como presidente de la Comunidad de Usuarios de Aguas Subterráneas Mancha Occidental II, cargo que ostenta desde el año 2019.

La Comunidad de Usuarios es un colectivo muy importante en la comarca Mancha Centro, ya que lo componen más de 9.000 miembros de 22 municipios. Es una comunidad de usuarios de agua que engloba todos los usos de ésta: uso agrícola, industrial, ganadero y de abastecimiento. 

Para quien no lo conozca, ¿cuál es la principal función de la CUAS Mancha Occidental II?

La función de la CUAS es dar servicio a los usuarios, con una encomienda de gestión y, poner en marcha todos los trámites necesarios para ello. Entre otros, destacan el cambio de titularidades o los pasos de concesiones. Nuestra función es dar el mejor servicio a nuestros usuarios con misiones que tenemos asignadas, como el precintado y el seguimiento de la actividad de los pozos.

¿Cuál es su historia? ¿Por qué surgió esta forma de reivindicar los derechos de los agricultores a través del agua?

La CUAS se funda en el año 2017 por imperativo legal, ya que es una comunidad de usuarios adscrita a la Confederación Hidrográfica del Guadiana. Tenemos nuestros propios estatutos y somos un órgano no adscrito a la Confederación. El objetivo clave es encontrar el equilibrio medioambiental y socioeconómico de nuestros miembros. No es fácil llevar a cabo la gestión de áreas de los pozos y ese punto de equilibrio es complicado de alcanzar. No obstante, intentamos ir por la buena línea, haciendo asesoramiento a los usuarios para alcanzar nuestros objetivos. Es una labor dura y difícil.

¿Qué problemas son los que tenéis que lidiar día a día no sólo a nivel global de todo el colectivo sino particular de cada uno de los miembros?

Nuestro día a día es estar preparados para lo que los usuarios demanden. Tenemos un servicio de guardería para visitar los pozos, tenemos oficinas en las poblaciones miembros y hay muchos trámites que solucionar, junto con la colocación de contadores. La dura tarea de trabajar con la Administración, no solo la propia Confederación, sino todas sabemos que son muy lentas, pero especialmente lenta es la del Guadiana. Uno de los problemas fundamentales es el retraso administrativo de cualquier trámite que se nos pone encima de la mesa, algo que tarda muchísimo en resolverse, con lo que ello supone en cuanto a los problemas que atañen a nuestros usuarios. Uno de los retos es mejorar en esta línea en los próximos años: hay que hacer ver a todas las Administraciones que la gestión del agua es fundamental para nuestra comarca.

¿Cuántas hectáreas totales conforman la CUAS?

Alrededor de unas 100.000 hectáreas.

El ganadero y el uso industrial también está incluido en vuestro colectivo, ¿no?

Sí, y los usos domésticos de casas de campo. Es un reto muy grande trabajar en esta línea porque el agua es la herramienta más importante para que la economía de esta zona avance. Si hay agua, hay riqueza para nuestras tierras, y si hay riqueza, la población se fija en esta comarca.

¿Qué creéis que habéis aportado a La Mancha durante estas décadas de vida y qué podréis seguir aportando para el futuro de esta tierra?

Como CUAS nos constituimos en 2017, pero antes la mayoría de los pueblos tenían sus comunidades de regantes y la creación de la masa fue positivo porque redujo y puso en valor la defensa del regadío en conjunto. No es lo mismo reunirse veinte presidentes a tener una sola voz que los defienda a todos. El reto es seguir avanzando, hacer un uso sostenible del agua y buscar el desarrollo socioeconómico de la comarca a través de éste.

¿Qué creéis que habéis aportado a La Mancha durante estas décadas de vida y qué podréis seguir aportando para el futuro de esta tierra?

Podemos aportar mucho: podemos aportar conocimientos, ya que estamos inmersos en varios proyectos de investigación, sostenibilidad y formación en cuanto a los acuíferos se refiere. Queremos dotar al regadío de herramientas necesarias para conseguir más futuro económico a nuestra zona.

Hoy día, con el motor económico que supone la agricultura para esta comarca, ¿cómo dibujáis la unión entre agricultores de aquí a 20 años para esta y otras cuestiones que necesiten reivindicación?

Esto es parte de nuestro objetivo: intentar reunirnos en muchos aspectos, con cooperativas, con sindicatos, con políticos… para intentar mejorar el servicio que damos, intentar apoyar al motor socioeconómico de esta tierra buscando el apoyo de todos.

¿Creéis que está mejor o peor tratada esta cuenca respecto a otras en el país? ¿Sentís un trato diferente?

Sin duda, es así. Estamos en la comisión permanente de la Federación Nacional de Regantes y hablamos con muchísimas cuencas. Especialmente las del Guadiana son las más perjudicadas. Es una vasta región donde hay muchas hectáreas de riego, pero también donde se engloban a muchas poblaciones importantes. Es importante dotar a los organismos de la cuenca con más personal y medios económicos para alcanzar la buena gestión de ésta.

Y en cuanto a dotaciones de agua, ¿qué reivindicáis?

Históricamente, en nuestro territorio se vienen haciendo muchísimos recortes en dotaciones y es cierto que no hemos alcanzado los objetivos medioambientales marcados, pero es que se siguen bajando las dotaciones y éstos siguen sin mejorar. Reivindicamos, por ello, nuevas infraestructuras para el agua en nuestra zona y la puesta en marcha de la tubería manchega, que nos traería agua de calidad a bastantes dotaciones de nuestra masa ahora que se pone en duda la calidad de las aguas subterráneas. Hay que avanzar. No podemos quedarnos parados. No hay que recortar por recortar, sino que tenemos que tener alternativas. Igual que hay agua para Murcia, tiene que haber agua para nosotros y tenemos que buscar el equilibrio entre todos los territorios para seguir luchando por nuestros pueblos.

¿Qué futuro le auguráis al sector agrario y ganadero en nuestra tierra tal y como está dibujado el presente?

Es difícil pronosticar, pero hay evidencias que afirman que estamos ante un cambio climático y todo dependerá de la adaptación que vayamos teniendo en torno a este cambio. No me atrevo a aventurarme a plantear un escenario a veinte años; soy lo más optimista posible, pero tenemos que acometer un gran esfuerzo entre todos para permitir el desarrollo de la región y de nuestros pueblos, donde todo va ligado al control del agua y a sus usos. Si no hay agua, no sé qué pasará. Aun así, soy muy optimista, ya que el ser humano es capaz de adaptarse como nadie a los nuevos cambios y debemos buscar un planteamiento a nivel nacional donde todos los territorios de nuestro país tengan las mismas oportunidades y que el desarrollo sea equilibrado. Solo pido que podamos vivir como sector primario que da de comer a la sociedad.  Buscaremos alternativas nuevas, de futuro y evidentemente tenemos que ponernos todos las pilas, incluso los propios usuarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba